Páginas

domingo, 20 de septiembre de 2015

ECLIPSE TOTAL DE LUNA
27 de Septiembre de 2015
Por Salomón Gómez y Enrique Torres
Unidad de Divulgación y Socialización de la Física, IVIC




Durante la noche del próximo domingo 27 de septiembre, la luna aparecerá por el horizonte del Este, minutos posteriores a la ocultación del sol. Nos encontraremos con el gran disco lunar, completamente iluminado anunciándonos la llegada de la luna llena. Pero esta no será cualquier luna llena. Durante el transcurso de esta noche ocurrirán dos fenómenos naturales, relacionados con nuestro satélite natural, nuestro compañera interestelar que nos invitará a observarla como nunca.
La luna como bien sabemos, es el único satélite natural de nuestro planeta. Es una inmensa bola rocosa de más de 70.000 millones de millones de toneladas girando alrededor de la Tierra a 3.679 kilómetros por hora. Ningún otro planeta, a parte del pequeño planeta enano Plutón, puede jactarse  de tener un satélite de tanta importancia relativa. La luna tiene un tamaño de poco más de 3.700 km de diámetro, tan grande como la distancia que existe entre Caracas y Brasilia (Brasil) o Ciudad de México.  Esta inmensa roca, orbita a la tierra a una distancia media igual a 33 veces el diámetro terrestre, es decir, que entre la tierra y la luna cabrían holgadamente 33 veces la tierra y todavía sobraría espacio. Esta orbita tarda en completarse, vista desde la superficie de la tierra cada poco más de 27 días, pero con respecto a las estrellas fijas como referencia, un poco mas de 29 días.
Sin embargo, la órbita de nuestro satélite natural no es ni mucho menos un círculo perfecto, ni la inclinación de su órbita coincide con la órbita terrestre. La Luna al igual que todos los planetas de nuestro sistema solar  presenta una órbita elíptica, lo que implica que a veces se encuentran más próximo o más lejos del objeto al que se encuentra orbitando. En el caso de la luna, esta puede ubicarse a tan solo 356 mil kilómetros de distancia de la tierra, a este punto de mínima distancia se le denomina Perigeo. Cuando la luna se encuentra en su punto más lejano a la tierra a 408 mil kilómetro se le denomina apogeo. 
Así mismo el plano  que contiene la órbita de luna se encuentra inclinado 5 grados con respecto al plano de traslación de nuestro planeta entrono al Sol (llamado eclíptica), lo que causa que nuestro satélite a veces se encuentre por encima de la órbita terrestre y a veces por debajo de esta. Sin embargo, existen dos puntos en la órbita lunar, donde ella cruza el plano de la eclíptica, a estos puntos de coincidencia se les llaman "nodos". Si uno  de los nodos de la órbita de la luna llega a coincidir en dirección hacia el Sol, entonces la luna podrá ubicarse en una alineación entre el Sol y la Tierra o quedar inmersa directamente dentro del cono de sombra de la Tierra en dirección contraria. Este fenómeno de coincidencias orbitales y alineaciones, es responsable de los eclipses solares y lunares.  

Diagrama de la órbita terrestre y lunar. No está a escala.

Un eclipse ocurre cuando la luna se ubica en alguno de sus nodos y estos a su vez se encuentran alineados convenientemente con el Sol y la Tierra. Si la luna se encuentra interpuesta entre la tierra y el Sol en uno de sus nodos, se producirá un eclipse solar, puesto que visto desde la Tierra la luna se superpone enfrente del Sol, bloqueando parcial o totalmente la luz solar. 
Sin embargo, si la luna se encuentra detrás de la Tierra, quedando la Tierra interpuesta entre ella y el Sol, entonces la luna quedará oculta dentro del cono de sombra proyectada por nuestro propio planeta. Como bien sabemos, la Luna al igual que el resto de los cuerpos de nuestro sistema solar, no genera su propia luz, simplemente reflejan la radiación proveniente del Sol. Cuando la luna entra en  el cono de sombra proyectada por la tierra, esta queda oculta y aparentemente sin recibir luz del Sol.
Esto será justamente lo que ocurrirá la noche del próximo domingo 27 de septiembre, cuando a partir de las 08:36 pm la luna empezará a oscurecerse por el borde Este,  para adentrarse en la sombra de la Tierra. A las 09:40 pm ya se encontrará  totalmente cubierta adquiriendo una tonalidad rojiza. La razón de esta tonalidad, es que los rayos del sol son refractados por la atmosfera de nuestro planeta, es decir, son desviados de su trayectoria original, curvándolos y concentrándolos detrás del planeta (como una lupa). La luz  azul, se refracta en menor medida y  queda dispersada en su mayoría dentro de la atmosfera. Pero la luz roja prácticamente no es absorbida en la atmosfera de la tierra a menos que existan grandes cantidades de contaminantes y aerosoles en suspensión, lo que impediría que prácticamente nada de la luz del sol pudiera salir de ella. De esta forma es refractada en la atmosfera de la Tierra la luz roja que posteriormente  baña completamente la superficie visible de la Luna. La estimación del brillo del disco lunar, y la coloración que adopte la luna durante un eclipse, es un buen método para estimar el grado de contaminación global de la atmosfera de la tierra, esta es una de las principales razones e importancias de este tipo de eventos astronómicos.
A las 10:17 pm ocurrirá el máximo del eclipse, momento donde la luna se encuentra en la totalidad dentro de la sombra terrestre adoptando su coloración más oscura. 

Una de las particularidades que hará único a este eclipse, es que coincidirá con el momento de menor distancia entre la Tierra y la Luna, es decir el perigeo. Para las 09:22 pm la luna se encontrará exactamente a 356.877,7 km de distancia de la tierra, siendo la luna llena más grande y próxima a la Tierra del año 2015 y una de las 10 más grande de los últimos 1000 años. Por la coincidencia de estos dos fenómenos, este domingo 27 de septiembre disfrutaremos de una "Súper Luna" totalmente eclipsada.
Este eclipse además, es el último de una serie de 4 eclipses lunares totales que han ocurrido en los últimos dos años. Esta  circunstancia no se volverá a repetirse sino dentro de más de 30 años. Nos sigue ahora una serie de 3 eclipses lunares penumbrales y uno parcial para así tener de nuevo un eclipse lunar total el próximo 31 de enero de 2018 pero solo será parcialmente visible en Venezuela al momento de ocultarse la luna. El próximo eclipse lunar total completamente visible en Venezuela no ocurrirá sino hasta el 21 de enero de 2019, por lo que disfrutar del eclipse del 27 de septiembre es una oportunidad muy importante.
A las 10:53 pm la luna comenzará a salir de zona más interna de la sombra terrestre, llamada la umbra y a las 11:57  pm ya se encontrará completamente fuera de ella.
La Unidad de Divulgación y Socialización de la Física del Centro de Física del IVIC, observará y registrará este interesante fenómeno astronómico desde su sede central en Altos de Pipe, contando  con un conjunto de equipos y personal altamente capacitado. Aquellos interesados en participar en dicha observación desde el IVIC, deben hacérnoslo saber por el correo fisicadivulgacion@ivic.gob.ve.
Los invitamos a estar muy atentos y a observar este evento astronómico  y enviarnos sus reportes de observación, los cuales serán muy útiles para refinar los cálculos del movimiento y posición de la luna con respecto a nuestro planeta y estimar el grado de contaminación atmosférica global. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario